Ethical Humanitarian Foundation - A foundation for Ethical Humanitarianism
Ethical Humanitarian Foundation

Keith Raniere

Fundador de la Fundación Ética Humanitaria

El científico, matemático, filósofo, emprendedor, educador, inventor y autor Keith Raniere ha dedicado su vida a estudiar la psicodinámica humana y desarrollar nuevas herramientas para el mejoramiento y la expresión humana. Desde su temprana infancia, Keith mostró sorprendentes dones, incluyendo poder construír enunciados completos al año de edad y leer a los dos años. Como atleta, fue campeón de judo de la costa este de los Estados Unidos a los 11 y sobresalió en el volibol, tenis, tenis de mesa, clavadismo, natación, softbol, ciclismo y esquí. A los 12, se enseñó a sí mismo a tocar piano a nivel de concierto; su pasión y aptitud por la música le inspiraron a dominar muchos otros instrumentos musicales. Keith se enseñó a sí mismo las matemáticas de preparatoria en 19 horas también a los 12 años; sólo un año después ya era competente en matemáticas de tercer año de universidad y se había convertido en un programador profesional de computadoras.

Keith ingresó al Instituto Politécnico de Rensselaer (RPI, por sus siglas en inglés) a los 16 años, tomando la mayoría de los cursos de posgrado en física y matemáticas disponibles en aquel entonces. Al graduarse se convirtió en el primer triple titulado del RPI, obteniendo títulos en matemáticas, biología y física, con especialidades en filosofía y psicología, y conocimientos de ciencias computacionales.

Consierado uno de los tres mejores solucionadores de problemas en el mundo, Keith fue honrado en 1989 por el Libro de Récords de Guinness por tener uno de los CIs (coeficiente intelectual) más altos del mundo, con una habilidad para resolver problemas de 1 en 425 millones. Tiene patentes intelectuales pendientes en las áreas de expresión humana, metodologías de voz y entrenamiento musical, desempeño atlético, comercio, educación y aprendizaje, procesamiento de información y modelaje humano, y también posee múltiples patentes tecnológicas sobre inventos computacionales y un sistema para guiar el sueño. Como emprendedor, transformó una organización de cinco personas en una corporación de casi 400,000 en tan sólo dos años: en el segundo año de operación esta corporación fue responsable por casi mil millones de dólares en ventas de productos.

En 1998, Keith fue cofundador de una innovadora compañía diseñada para hacer progresar el potencial humano y la ética a través de programas de desarrollo personal y profesional. En el corazón de esta compañía está Rational Inquiry® (Cuestionamiento Racional), la revolucionaria tecnología de Keith con patente en trámite diseñada para mejorar el desempeño de las personas en virtualmente cualquier área del quehacer humano.